La Naturaleza como espectáculo: La imagen de lo natural contra lo salvaje

Nota: El uso frecuente de las comillas en este ensayo es para reforzar la idea de que la naturaleza y lo natural son conceptos, y no seres reales.

La naturaleza no ha existido siempre. No se encuentra en las profundidades de la selva, en el corazón de la Cougar o en las canciones de los pigmeos, se encuentra en las filosofías y en las construcciones de imágenes de los seres humanos civilizados. Tendencias aparentemente contradictorias han sido entretejidas ideando a la naturaleza como una construcción ideológica que sirve para domesticarnos, para reprimir y canalizar nuestras expresiones salvajes.

La civilización es monolítica y la manera civilizada de concebir todo lo que se observa también lo es. Cuando se enfrenta con la multitud de seres en general, la mente civilizada tiene que hacer clasificaciones a fin de sentir que es entendible (aunque, en realidad, su entendimiento consiste únicamente en cómo hacer cosas útiles para la civilización). La naturaleza es una de las categorías esenciales de convivencia civilizada, una de las más útiles para contener el desenfreno de los individuos humanos y la aplicación de su propia identificación como seres sociales civilizados.

Probablemente la primera concepción de la naturaleza era algo similar a la que se encuentra en el Antiguo Testamento bíblico: la jungla maligna, un lugar de desolación habitado bestias feroces y venenosas, maliciosos demonios y dominado por la locura. Esta concepción ha servido de modo muy importante a las primeras civilizaciones. Ha inducido el miedo hacia lo que es salvaje, manteniendo a la mayoría de personas dentro de las murallas de la ciudad y manifestando, a aquellos que se marcharon a explorar una postura defensiva, la idea de que estos se encontraban en un territorio enemigo. De este modo, este concepto ayudó a crear la dicotomía entre “humanos” y “naturaleza” que mantiene a los individuos alejados de la vida salvaje, es decir, de sus deseos.

Sin embargo, una concepción totalmente negativa de la naturaleza estaba obligada a llegar a sus límites de utilidad, ya que la civilización se trasformó en una fortaleza cerrada y sitiada, y, para sobrevivir, necesitaba expandirse, necesitaba explotar más y más. La “naturaleza” se convirtió en una canasta de recursos para la civilización, una “madre” para fomentar la “humanidad” y su civilización. Era hermosa, digna de adoración, contemplación, estudio y explotación. No era maligna, pero era caótica, caprichosa y poco fiable.

Los lugares silvestres fueron necesarios para que la gente pueda contemplar el estudio y la “naturaleza” en su estado virgen, pero esto era precisamente a fin de que los seres humanos civilizados puedan llegar a comprender y controlar los procesos “naturales” con el propósito de utilizarlos para ampliar la civilización. Por lo tanto, la “jungla salvaje”” se ve ensombrecida por lo “natural” o “salvaje” que tiene valor positivo para la civilización.

El concepto de naturaleza ha creado sistemas morales de valor social. Debido a las vertientes aparentemente contradictorias que han entrado en el desarrollo de la “naturaleza”, estos sistemas también pueden parecer contradictorios, pero todos ellos alcanzan el mismo fin: la domesticación. Aquellos que nos dicen que debemos “actuar civilizadamente” y los que nos dicen que debemos “actuar naturalmente” están diciéndonos lo mismo: “vive de acuerdo a los valores externos, no de acuerdo con tus deseos”. La naturalidad de la moral no ha sido menos cruel que cualquier otra moral. Las personas han sido encarceladas, torturadas e incluso asesinadas por cometer “actos contra natura” -y siguen siéndolo. “Naturaleza” es también una exigente y desagradable deidad.

Desde sus inicios, la naturaleza ha sido una imagen creada por la autoridad para reforzar su poder. No es de extrañar que en la sociedad moderna, donde la imagen domina la realidad y, a menudo, parece que para crearla, ” la naturaleza” se transforma en un medio para mantenernos domesticados. Espectáculos “naturales” en la televisión, Calendarios del “Club de la Sierra”, proveedores de lo alimentos “naturales” y fibras “naturales”, el presidente “ambientalista” y la ecología “radical”, todos conspiran para generar una imagen de “naturaleza” y una “correcta” relación con ella. La imagen evocada conserva aspectos de la “naturalidad maligna” de principios de la civilización de una forma subliminal. La “Naturaleza” muestra siempre escenas incluidas de depredación y los directores de estos espectáculos han dirigido el uso de descargas eléctricas en los intentos de inducir a los animales a pelear. Las advertencias ofrecidas a los posibles exploradores de la “naturaleza” sobre animales y plantas peligrosas y la cantidad de productos creados por los proveedores para hacer frente a estas cosas son bastante excesivas (desde mi experiencia personal deambulando en lugares agrestes). Se difunde la imagen de que la vida fuera de la civilización es parecida a una lucha por la supervivencia.

Sin embargo; la sociedad del espectáculo necesita a la “naturalidad maligna” subliminal para utilizarla de modo eficaz. La imagen dominante de la “naturaleza” es la de un recurso y un objeto de belleza que ha de ser contemplada y estudiada. Lo “natural” es un ambiente donde retirarse durante un corto tiempo, estando bien equipados, para escapar de la monotonía de la vida cotidiana, para relajarse y meditar o para hallar emoción y aventura. Y, por supuesto, la “naturaleza” sigue siendo la “madre” que satisface nuestras necesidades, los recursos que la civilización crea para sí misma.

En la cultura de la mercancía, la “naturaleza” recupera el deseo de aventura salvaje, la vida libre de domesticación, por medio de la venta de una imagen. El concepto subliminal de “naturalidad maligna”, de las aventuras en el bosque provoca una sensación de riesgo que atrae a aventureros y rebeldes. Esto refuerza la idea de que nosotros, realmente, no pertenecemos a ese agreste lugar, por lo tanto, nos ofrecen en venta diversos productos necesarios para la incursión en tales ambientes. El concepto positivo de “naturaleza” nos hace sentir que debemos experimentar estos lugares silvestres (sin tener en cuenta que el concepto que hemos alimentado en nosotros creará lo que experimentemos, por lo menos, tanto como nuestros entornos reales). De esta manera, la civilización recupera, exitosamente, incluso aquellas áreas que no parecen haber sido tocadas directamente, transformándolas en “naturaleza”, en “natural”, en aspectos del espectáculo que nos mantienen domesticados.

La “naturaleza” domestica pues transforma lo “salvaje” en una entidad monolítica, un enorme reino separado de la civilización. Las expresiones de lo “salvaje” en medio de la civilización son etiquetadas como inmadurez, locura, delincuencia, crimen o inmoralidad, permitiéndoles ser despedidas, bloqueadas, censuradas o castigadas, mientras se mantiene la idea de que lo “natural” es bueno. Cuando lo “salvaje” se convierte en un reino apartado de nosotros, más que en una expresión de nuestro propio espíritu libre, entonces pueden haber expertos de lo “salvaje” quienes nos enseñarán los modos “correctos” de “establecer conexión” con esto. En la costa oeste, hay todo tipo de maestros espirituales haciendo de la venta de mentas algo “salvaje” para los yuppies, lo que de ninguna manera pone en peligro sus sueños corporativos, sus Porsches o sus condominios. Lo “natural” es una industria muy rentable en estos días.

Los ecologistas, incluso los “radicales”, se dejan arrastrar por esto en lugar de enloquecer y destruir la civilización con la energía de sus desencadenados deseos que tratan de “salvar la naturaleza”. En la práctica, esto significa la mendicidad o el intento de manipular a las autoridades a poner fin a la actividad más perjudicial de ciertas industrias y convertir grupos de bosques relativamente intactos, desiertos o montañas en “áreas naturales” protegidas.

Esto sólo refuerza el concepto de lo “salvaje” como una entidad monolítica, lo “natural” o “naturaleza”, y la mercantilización inherente a este concepto. La base misma del concepto de un “espacio de vida silvestre” es la separación de lo “salvaje” y “humanidad”. Por lo tanto, no es de extrañar que una de las marcas de la ideología de la ecología “radical” haya creado el conflicto entre “biocentrismo” y “antropocentrismo”- como si deberíamos ser algo más.

Incluso los “ecologistas radicales” que dicen querer reintegrar a las personas en la “naturaleza” se están engañando a sí mismos. Su visión de (como lo mencionó uno de ellos) lo “salvaje, simbiótica en conjunto” es sólo el monolítico concepto creado por la civilización redactado en un casi-místico camino. Lo “salvaje” continúa siendo una entidad monolítica para estas místicas ecológicas, un ser superior a nosotros, un dios a quien tenemos que someternos. Sin embargo, el sometimiento es domesticación. El sometimiento es lo que mantiene a la civilización. El nombre de la ideología que impone el sometimiento importa poco- que sea la “naturaleza o lo “salvaje, simbiótica en conjunto”. El resultado será la continuación de la domesticación.

Cuando lo natural es visto como si no tuviera relación con ningún concepto monolítico, incluido “naturaleza o “salvaje”, cuando es visto como el libre potencial de ánimo en los individuos que puede manifestarse en cualquier momento, sólo entonces se convierte en una amenaza para la civilización. Cualquiera de nosotros podría vivir durante años “naturalmente”, pero si continuáramos viendo lo que nos rodea a través del lente de la civilización, si continuáramos viendo, monolíticamente, la miríada de seres, como lo son la “naturaleza”, lo “natural”, lo “salvaje”, entonces seguiríamos siendo civilizados, no seríamos salvajes. Pero si, en medio de la ciudad, nosotros, en cualquier instante, rechazamos nuestra domesticación, rechazamos ser dominados por los roles social que nos imponen y, en su lugar, vivimos en términos de nuestras pasiones, deseos y caprichos, si nos convertimos en los únicos e impredecibles seres que se ocultan bajo los roles, seremos, en tal momento, salvajes. Jugar ferozmente entre las ruinas de una civilización decadente (pero no se dejen engañar, incluso en decadencia es una enemiga peligrosa y capaz de recuperarse), podemos hacer todo lo posible para derrumbarla. Y rebeldes de espíritu libre rechazarán la supervivencia de la ecología como otro intento de la civilización para reprimir a la vida en libertad y se esforzarán por vivir la caótica y siempre cambiante danza de relaciones libres, individuos únicos en oposición tanto a la civilización como a sus intentos por contener a lo salvaje, espíritus libres viviendo: Naturaleza.


About this entry