Derechos humanos y Bioetica .

GritaSalvaje no se adiere completamente a las opiniones o argumentaciones del autor, pero considera interesante el articulo, por lo cual se difunde:

Jesús Ballesteros

REVISTA CUADERNOS DE BIOETICA.  Nº 46. SUMARIO.

EDICIÓN ELECTRÓNICA
Volumen XII. Nº 46, 3ª 2001. Septiembre-Diciembre. Difusión por mail

Parte 2ª. Documentos 06 a 11.

La tesis que nos proponemos defender es la de la imposibilidad de justificar la verdadera unidad de la especie humana (el mon-antropismo) y por tanto la universalidad de sus derechos, sin defender la condición espiritual del hombre, su capacidad de transcenderse a sí mismo.

La negación del espíritu va unida a la tesis del homo faber según la cual el ser humano se identifica por su poder de fabricación de herramientas. Se trata de una tesis que por un lado imposibilita la distinción del ser humano respecto al animal, ya que éste es capaz también de habilidades técnicas y por otro lado rompe con la unidad de la especie humana al separar a los capaces de tal poder de los incapaces. Al desconocer la importancia de la naturaleza como hogar del ser humano (oikòs), tiende a considerar que no hay nada sagrado en la realidad, y q ue ésta puede ser manipulada de acuerdo con el criterio de que es lícito hacer todo lo técnicamente posible. De este modo la realidad se convierte en instrumento. Se trata de una tesis que se presenta bajo diferentes formas, según cual sea el poder que se considera determinante para separar a los seres humanos : a los que se considera personas de aquellos que son vistos como estricta biología. Así, el dualismo subraya el poder de ser autoconsciente y de elegir , el utilitarismo enfatiza la capacidad del goce sensible, y la sociobiología , la capacidad de estar sano. Es lo que veremos a continuación.

A. Los reduccionismos antropológicos y los derechos humanos

a.- E1 dualismo: La negación de derechos a los no conscientes

Dentro de la Modernidad, el modelo reduccionista más antiguo- y posiblemente más influyente- es el que exige para el reconocimiento de la condición de persona, y por tanto para ser titular de derechos la conciencia y la capacidad de elección.

Se trata de un modelo que puede remontarse a Descartes, con su famosa distinción entre res cogitans, conciencia , autodominio de la voluntad y res extensa, cuerpo, objeto de dominio.

Este modelo cartesiano influirá en la distinción de Locke, contenida en el Ensayo sobre el entendimiento humano, entre persona y ser humano. Ser humano es ser miembro de la especie biológica humana, lo que como tal resulta irrelevante. Ser persona es aquel ser humano capaz de vida consciente y libre, de vida biográfica, de mismidad; es el ser dotado de la capacidad de disposición y por tanto de ser propietario. Persona es la res cogitans de Descartes, el sujeto desencarnado, titular de los derechos en cuanto capaz de luchar por ellos . Por el contrario, el ser humano no persona es la res extensa, el ser simplemente biológico, el cuerpo, que carece de derechos y puede ser sometido como objeto al experimentalismo genético o a la biotecnología.

Es cierto que tal separación drástica en sus consecuencias jurídicas no se produce en el propio Locke, pero se va preparando a partir de los expositores de tal distinción, así en Savigny y Windscheid, con la distinción entre la persona como subjetividad o poder sobre nosotros mismos y el cuerpo como algo irrelevante . También Kelsen subraya la separación entre persona como concepto jurídico y hombre como ser biológico, propio de las ciencias naturales.

Sin embargo, las consecuencias jurídicas de tal separación se producirán en la década de los 80 de este siglo, con obras como la de Parfit, quien afirma: “matar un ser humano es un mal, pero matar una persona es peor”.

La separación radical entre los derechos de la persona y la carencia de derechos del ser humano culmina hasta ahora en la obra del bioético norteamericano H. Tristam Engelhardt. Este autor representa perfectamente los planteamientos dominantes de la bioética USA, para la que todos los derechos deben quedar subordinados al derecho a la libertad, lo que supone que el principio de beneficencia debe ceder ante el de autonomía. E1 criterio es el volenti non fit iniuria, de modo tal que resulta lícito el suicidio y su inducción.

Como dualista, desprecia la naturaleza, al considerar que sólo la cultura, como técnica o dominación de la naturaleza, crea derechos . Como consecuencia de ello, separa igualmente entre seres humanos biográficos o culturales, como los adultos, que tienen derechos, y seres humanos simplemente biológicos, que no tienen derechos , como los niños .

El ser adulto consciente y competente es digno, merece respeto, y tiene derechos , en cuanto sólo él es agente moral, y no puede ser utilizado sin su voluntad. Sólo la autonomía atribuye derechos. Los adultos, en cuanto gozan de libertad y de propiedad, tienen derecho a la libre realización de su personalidad; y en base a ese poder de disposición, tienen derecho a tener hijos , aunque no puedan engendrarlos naturalmente, o bien a no tenerlos habiéndolos concebido, dado que el derecho acompaña a la voluntad y no a la exigencia de ser cuidado. Así mismo, se lleva a cabo una interpretación particular del concepto de calidad de vida , opuesto al caracter sagrado e inalienable de la misma , según la cual los adultos tienen derecho a una vida sin sufrimiento, a la medicalización sin restricciones y, en su caso, al suicidio . El concepto de calidad de vida que se utiliza en la bioética de inspiración utilitarista es restrictivo y reduccionista, al oponerse al concepto de santidad o dignidad de la vida . Por el contrario, el concepto de calidad de vida que se utiliza en el ámbito de la economía y la política es de caracter integral, ya que se opone a la visión puramente economicista y cuantitativista del concepto de nivel de vida..

Al mismo tiempo se niega dignidad y derecho a los seres no autoconscientes de la especie homo sapiens, como los embriones, fetos, niños pequeños, comatosos, descerebrados. Engelhardt se permite clasificar a los seres humanos en función de su alejamiento respecto al ideal de la autonomía. Los zigotos , embriones y fetos son considerados inferiores a los mamíferos superiores , por la mayor capacidad de conocimiento de éstos, y carecen de derechos , salvo el de no sufrir sin necesidad. Así , los comatosos persistentes y anencefálicos son equiparados a los muertos . Ninguno de ellos tiene derechos, salvo que su vida resulte de interés a alguien dotado de autonomía.

Este modelo dualista se encuentra detrás de la Directiva europea de julio del 98 sobre invenciones biotecnológicas, que reconoce el derecho de patentes sobre seres vivos, incluso humanos, siempre que hayan sido concebidos con técnicas de reproducción artificial (vease Artículo 5 ap. 2 : “Un elemento aislado del cuerpo humano u obtenido de otro modo mediante un procedimiento técnico, incluida la secuencia o la secuencia parcial de un gen, podrá considerarse como una invención patentable”.

Pese a que Engelhardt y buena parte de los dualistas traten de apoyarse en Kant, conviene señalar que el concepto de autonomía que utilizan los dualistas difiere del kantiano, ya que éste deja siempre a salvo la universalidad y el humanismo.”La autonomía en Kant está fundada sobre la universalidad del deber, hasta el punto de que la norma es moral sólo si se extiende universalmente hasta la humanidad entera. La autonomía kantiana no es egoista y arbitraria como en Engelhardt ,sino universal”.

El dualismo, manifestación de la pretendida autosuficiencia del individualismo, muestra que la soberbia de la vida destruye la vida. Su propuesta de negar la dignidad a los seres humanos biológicamente dependientes es errónea, ya que como veremos en la tercera parte, el ser humano es constitutivamente un ser biológicamente dependiente , aunque simultáneamente capaz de reflejar la alteridad.

b). E1 utilitarismo : la prioridad de los derechos de los animales sentientes sobre los seres humanos no sentientes

El utilitarismo coincide con el dualismo en su visión “desligada” del ser humano, pero es aún más decididamente inhumanista, al negar la distinción entre el ser humano y el animal. Según el utilitarismo, el prejuicio ideológico fundamental que debe ser combatido es precisamente el humanismo , narcisismo de la especie humana o “especieismo” , según la terminología de R. Ryder, es decir, la creencia en la discontinuidad entre la especie humana y los animales. El especieismo , según el utilitarismo, derivaría del monoteismo y llevaría a valorar más “un diminuto e insensible trocito de tejido embrionario”, antes que todo el conjunto de los gorilas. Para el utilitarismo, por el contrario, el embrión no es nada en cuanto no es sensible, el gorila lo es todo en cuanto es sensible.

El elemento decisivo para ser persona y titular de derechos es el ser capaz de placer y / o sufrimiento, y ello es común a seres humanos ( pero sólo a algunos) y animales (pero sólo a algunos) . Por ello, el utilitarismo aproxima al ser humano y al animal, al mismo tiempo que enfatiza la separación de unos seres humanos respecto a otros .

E1 fundador del movimiento utilititarista , Bentham, había escrito, a fines del XVIII, que ” un caballo que ha alcanzado la madurez o un perro es , más allá de cualquier comparación, un animal más sociable y razonable que un recién nacido de un día, de una semana o incluso de un mes. Supongamos, sin embargo, que no sea así. La pregunta no es ¿pueden razonar? sino ¿pueden sufrir?”

El utilitarismo amplía el número de los titulares en derechos respecto al dualismo, al exigir tan sólo la existencia de una vida estructurada por un cerebro y capaz de sufrimiento. Los titulares de derechos pasan a ser ahora todos los capaces de gozar y de sufrir. Aparecen así como titulares de derechos los animale, capaces de sufrimiento , como los grandes mamíferos, y en especial los grandes simios, y concretamente los chimpancés.

El gran representante del animalismo es Peter Singer. Para él, la titularidad de derechos deriva de los intereses, y éstos de la capacidad de sufrimiento, razón por la no pueden ser titulares de derechos las piedras o los árboles , como pretenderá la deep ecology.

Para Singer, el criterio básico en la ética y el derecho es la continuidad hombre-animal, negar la frontera entre “nosotros- hombres” y “ellos- animales”, ya que ambos usan y fabrican herramientas, utilizan el lenguaje, al modo de los sordomudos, y algunos tienen mayor autoconciencia que los seres humanos retrasados.

A partir de ahí, Singer pasa a establecer la prioridad de ciertos animales sobre ciertos seres humanos . Esta prioridad produce a su vez la ruptura de la unidad de la especie humana, ya que considera como titulares de derechos a los embriones sólo desde la formación de la corteza cerebral en la tercera semana desde la concepción . Los embriones, antes de los 14 primeros días , son considerados material biológico utilizable. La proyección del utilitarismo en el ámbito biojurídico tiene su aparición en el informe Warnock, aprobado en el Reino Unido en 1985, que establece la licitud del aborto y /o de la manipulación en relación con el mal llamado preembrión, esto es , el embrión hasta el día 15 de embarazo. Por otro lado defiende los derechos de los ancianos y los enfermos, pero niega el derecho a la vida a los que que se encuentran en coma. E1 criterio decisivo para el utilitarismo es la eliminación de todo sufrimiento como algo indigno. Ello legitima la eutanasia o la manipulación genética como medida eugenésica para eliminar el sufrimiento, ya que es preferible morir a sufrir.

Basándose en tales premisas afirma Singer :”No hay razón para matar chimpancés antes que a niños anencefálicos” . Es más, según Singer, sería más razonable matar a los niños para hacer frente a los problemas ecológicos producidos por la superpoblación humana. Por otro lado, Singer propone realizar experimentos con niños anencefálicos , que sean huérfanos, ya que en tal caso, no hay sufrimiento alguno de los padres. Tal utilización sería, según él, más razonable que la de simios, monos , perros, gatos, o ratas, que son más inteligentes y sufren más..

El animalismo de Singer posee hoy una fuerte influencia práctica en el Frente de Liberación Animal, que ha contaminado tortas con plaguicidas en Florencia y Bolonia (l2.12.98), así como en extremistas como el británico Barry Horne, que cumple prisión de 18 años por daños causados en la isla de Wigh en 1994, y que se opone a la vivisección. El Frente de Liberación Animal, que él preside, ha amenazado con matar a los científicos que practican la vivisección, si Horne muere en su huelga de hambre. A este movimiento se opone el grupo “Enfermos graves a favor de la investigación médica”, que preside André Blake, un enfermo de 36 años, incapacitado por una enfermedad degenerativa , la ataxia de Friederich. Blake ha sido amenazado por el frente por defender la vivisección de ratones de laboratorio, como condición indispensable en la lucha contra su enfermedad. Polly Toynbee, columnista de The Guardian subraya el odio al hombre como base de las posiciones del Frente, ya que hacen objeto de ataque a la ciencia, en vez de a la caza u otros espectáculos, cuando la ciencia es el ámbito en el que está más justificado el sacrificio de animales para salvar vidas humanas, y ademas ello se produce en un porcentaje muy bajo; sólo un 5% de los experimentos recurren al sacrificio de animales.

El animalismo es una forma de biologismo – según el cual todo lo humano se reduce a lo natural- y, en consecuencia, de inhumanismo, que no tiene en cuenta la realidad de la cultura en cuanto capacidad de proyecto basada en la libertad humana. En realidad, sólo la cultura puede fundamentar deberes con los otros, ya que, de modo irreflexivo, el ser humano tiende a negárselos tanto a los otros seres humanos como a los animales. Los animalistas parecen continuar la mentalidad del Tercer Reich, que hizo esclavos a los “bosquimanos” de Namibia para proteger a los animales.

Recuperar el humanismo supone no interpretar la inteligencia como una secreción de la masa cerebral, no ver los procesos mentales como si tuvieran una explicación meramente material. Eccles considera que debe ser superado el darwinismo en cuanto emergentismo, ya que la aparición de la conciencia tiene algo de misterioso. Por eso considera estúpido que el cerebro humano sea considerado como un ordenador . Más estúpido aún es atribuir derechos a los robots, como hace Engelhardt. Del mismo modo lo es atribuir derechos a los animales, como hace Singer, afirmando que hablan. Según Chomsky, el lenguaje es privativo del hombre, en cuanto también es privativo el pensamiento.. E1 animal puede emitir fonemas, pero no sabe lo que dice. Como señala Andorno , “la persona es una realidad que supera la actividad neuronal”. El animal carece de memoria y por tanto de capacidad de proyecto; el ser humano, por el contrario, es capacidad de proyecto, respuesta al reto del ambiente, “reabsorción de la circunstancia”.

Frente a la tesis central del utilitarismo, que niega dignidad a la vida que sufre, sigue en nuestra opinión manteniendo su vigencia la afirmación del pensador judío Herman Cohen, según el cual “la suprema dignidad del ser humano se manifiesta en el sufrimiento” . No en balde el sufrimiento es uno de los componentes esenciales de la memoria y del proyecto y hace posible el ejercicio de la piedad ajena (Mitleid).

c) La sociobiología : La discriminación genética de los seres humanos

La sociobiología coincide con el utilitarismo en tener al especieismo por su principal enemigo.

La sociobiología se apoya en una interpretación determinista de la genética, según la cual el ser humano se reduce a genoma. De acuerdo con ello, es fácil establecer a su vez la reducción del ser humano a simple especie animal, basándose en la amplia coincidencia del genoma en el ser humano y en algunos animales. Nuestras diferencias genéticas con los chimpancés serían menores que las que éstos tienen con los gorilas: los chimpancés tienen 48 cromosomas, y los humanos sólo 46. A su vez , la posibilidad de hibridismo entre las especies , a través de la ingeniería genética, vendría a ser una prueba contundente contra el especieismo según la sociobiología . Significativamente, el ecologismo se opone a este hibridismo entre las especies, por considerarlo contra natura.

Hay, por tanto, dos interpretaciones contrapuestas de la genética como elemento fundamental para el conocimiento del hombre.

La versión determinista es la asumida por la sociobiología ; reduce el ser humano a una especie animal más y conduce a la aceptación generalizada de la ingeniería genética: “La sociobiología se erigió como “adelantado teórico” que mostraba las virtudes futuras, de cara a la solución de problemas comportamentales humanos que podría tener el desarrollo de la ingeniería genética misma”. La otra interpretación, probablemente mayoritaria dentro de los genetistas, de caracter no determinista, sino humanista, contempla la genética como parte del todo humano, en el que entran también el ambiente natural y social. Estas dos visiones han tenido su plasmación en el ámbito jurídico, a través de la Directiva europea sobre invenciones biotecnológicas , de 8 de julio del 98 , y a través de la Declaración de N.U. sobre los derechos del genoma de 15 de julio del 97 , normativas que se encuentran en una fuerte oposición.

La visión reduccionista puede encontrar cierto apoyo en Darwin, quien no admitía una distinción cualitativa sino sólo de grado, entre el ser humano y el animal, en cuanto veía a aquel sólo como homo faber, y a su vez minusvaloraba la unidad humana en cuanto contemplaba con cierto desprecio a los nativos y no los consideraba congéneres suyos ; así, calificó de abyectos y miserables a los Onas de la Patagonia chilena. Sin embargo, el verdadero reduccionismo genetista, el eugenismo, comienza con el primo y continuador de Darwin, Francis Galton (1822-l911), creador de la eugenesia y del darwinismo social . Devalúa la influencia del medio y destaca la importancia de la herencia como factor central de la inteligencia y del comportamiento humano, subrayando cómo los miembros de apellidos ilustres son siempre gente muy destacada y capaz.. Galton propone el entrecruzamiento de los individuos superiores y la exigencia de certificado de salud para contraer matrimonio. Con posterioridad a Galton, Pearson y Davenport, en los primeros años del s.XX, buscaron las causas genéticas de la violencia y del pauperismo, oponiéndose al cruce de razas, considerado peligroso y desarrollando toda una serie de prejuicios favorables al hombre blanco. Continúan la línea abierta el pasado siglo por autores como Lombroso y Garófalo, con su tesis sobre el “criminal nato”. La eugenesia, desde Galton, desprecia las circunstancias ambientales y sociales considerando que la herencia lo es todo y el medio nada. La genética así interpretada dio origen a medidas en contra de las minorías.

La sociobiología puede considerarse como continuidad del reduccionismo genetista : reduce la cultura a genética. La sociobiología como genetismo radical rompe, aún más radicalmente que el dualismo y el utilitarismo, la unidad de las especie humana, al distinguir entre bien nacidos, con su correcto genoma, y no bien nacidos, que pueden ser manipulados o eliminados . Estos están llamados a desaparecer según las leyes de la evolución. Lo central es la supervivencia de los genes más complejos, sofisticados y fuertes. Así, Dawkins considera al ser humano como una máquina para la supervivencia, como un robot preparado para la conservación de esas moléculas egoístas llamadas genes”. La genética interpretada en sentido determinista, como hace la sociobiología , conduce al reduccionismo inhumanista, en el que el sujeto deja de ser el hombre y es sustituido por el gen. E.O. Wilson, por su parte , en sus distintas obras, considera que el ser humano, incluido su cerebro, está determinado enteramente por la genética, hasta el punto que el mismo tabú del incesto responde sólo a un imperativo genético: el hecho de que el apareamiento entre consanguíneos produce pérdida de capacidad genética.

La genética cambia de signo a partir de los años 30 y cobra verdadero rango científico ; deja de tener características racistas y pasa a ocuparse de la prevención y la terapia. Pero el eugenismo ha seguido prosperando gracias a la procreación artificial, con el diagnóstico preimplantatario y la selección de donantes de gametos , razón por la que algunos autores como Testart han hablado de “una nueva eugenesia”, que tiene su centro en el embrión. Tendría dos fases: una de eugenesia negativa, en la que se descartaría a los embriones que presenten algun tipo de deficiencia, y una segunda , positiva, en la que se buscaría mejorar la calidad de los niños.

La interpretación no reduccionista de la genética ha tenido su plasmación legislativa en la excelente Declaración sobre el genoma de 15 de julio de 97 y que constituye una completa respuesta a las principales cuestiones presentadas por la investigación genómica.

Los avances en genética van a permitir anticipar el futuro en lo que se refiere al diagnóstico, pero no necesariamente a la terapia de las enfermedades, lo que aumentará la sensación de riesgo y peligro, que sólo podrá ser compensada con una mayor humanidad en la relacion con el enfermo. Ello obliga a orientar la investigación hacia la protección de los más desvalidos, tratando de recuperar a los niños con deficiencias genéticas, en la línea abierta por el gran genetista francés Jérôme Lejeune reconociendo la primacía del cuidado amoroso por los más débiles y enfermos . Así , la Declaración sobre el genoma humano en su artº 17 establece: “Los Estados deberán respetar y promover la práctica de la solidaridad para con los individuos ,familias o poblaciones expuestos a riesgos particulares de enfermedad o discapacidad genética. Deberían fomentar las investigaciones encaminadas a identificar, prevenir y tratar las enfermedades genéticas, sobre todo las enfermedades raras y las enfermedades endémicas que afectan a una parte considerable de la población mundial”.

Desde la teoría sintética de la evolución se ha criticado a la sociobiología, considerando que se inspira en los planteamientos del socialdarwinismo , y que puede conducir a la segregación de la especie humana por la distinción entre genes buenos y malos, y con ello al racismo.. De modo semejante Dobzansky afirma que “somos más el resultado de la educación que de la herencia genética”. Mientras que la sociobiología tiende a subrayar las diferencias en la especie humana al valorar sólo la evolución biológica, la evolución cultural subraya la unidad de la especie humana, y la irrelevancia de las diferencias genéticas.

Por ello el Artº 1º de la Declaración del Genoma destaca la unidad del género humano oponiéndose a todo tipo de discriminación racista, basada en la pretendida existencia de genes buenos y malos. “El genoma es la base de la unidad fundamental de todos los miembros de la familia humana y del reconocimiento de su dignidad y diversidad intrínseca. En sentido simbólico, el genoma humano es el patrimonio de la Humanidad”

El hombre no sólo es herencia , sino relación e interdependencia con el entorno biológico y social. Esto es lo que han defendido en la Modernidad el ecologismo, el marxismo o el raciovitalismo. La reducción de la humanidad a la genética puede ser por tanto también fuente de discriminaciones, por el olvido de la importancia del ambiente natural y social, en la medida en que en vez de luchar contra la contaminación, se deja sin empleo al propenso genéticamente al cáncer.

Interpretar la genética en sentido no determinista debe ir unido a luchar por la transformación de las condiciones insalubres y peligrosas. Por ello , los Artículos 2º y 3º critican la reducción determinista del ser humano a genética, señalando que existen otras dimensiones de la realidad humana , como las condiciones de vida (estilo e higiene de vida) y entorno, que deben ser atendidas a la hora de luchar contra las enfermedades. El artº 2 b establece: ” la dignidad humana impone que no se reduzca a los individuos a sus características genéticas y que se respete su caracter único y su diversidad”, y el art º 3 afirma que “el genoma humano, evolutivo por naturaleza, está sometido a mutaciones. El genoma entraña posibilidades que se expresan de distintos modos en función del entorno natural y social de cada persona,que comprende su estado de salud individual, sus condiciones de vida, su alimentación y su educación”.

Pero para luchar contra las discriminaciones no basta con luchar contra el reduccionismo genetista; es igualmente esencial la protección de la privacidad en materia genética . Por ello se insiste en el artº 7º de la declaración sobre el genoma en la necesaria protección de la intimidad del diagnóstico génico . Aquí se ve cómo los derechos de la primera generacion ( defensa de la intimidad frente a intromisiones del Estado) son inseparables de los derechos de la segunda (promoción social y económica). Si alguien conoce de antemano nuestras propensiones géneticas para contraer enfermedades, puede no admitirnos en su empresa o no asegurarnos, salvo con una prima costosísima .

B. El holismo ecológico y los derechos humanos . El deber de proteger el frágil hogar planetario.

A diferencia de las teorías hasta ahora expuestas, el ecologismo es más una forma de holismo que de reduccionismo. Su mayor aportación frente a todas ellas estriba en la conciencia de la interdependencia de todo lo real. Tesis que demuestra su carácter sapiencial, y que resulta esencial a la hora de establecer el contenido de los derechos humanos. Su mayor limitación estriba en la identificación entre interdependencia e igualdad de valor, tesis proclamada por Arne Naess en el escrito fundacional de la deep ecolo y , ya que lleva necesariamente hacia el inhumanismo.

La importancia del ecologismo para la defensa de la dignidad humana y los derechos radica por tanto en que sea capaz de defender la interdependencia y la protección de la fragilidad de las distintas realidades de la naturaleza , sin caer en el igualitarismo de la biosfera. Es lo que está proponiendo el ecologismo más reciente , tras pasar por etapas de inhumanismo. Veámos brevemente la trayectoria del pensar ecológico .

En las primeras formulaciones del ecologismo radical, el humanismo es rechazado como pretendida justificación de la depredación . Lo correcto es difuminarse en el ecosistema, en el biotopo; encerrarse en el nicho ecológico, adaptarse totalmente al entorno -eliminando el crecimiento, y reduciendo al mínimo la reproducción

La ecología como estudio de “geo” o de “gaia”, interpretada en sentido radical (deep ecology), reduce al ser humano al homo natura, y establece una división de la especie humana entre adaptados al ecosistema, como los salvajes, y no adaptados, los seres humanos a partir de la agricultura.

El hombre sería un error de la evolución en cuanto se ha desviado de la práctica de la caza primitiva. El hombre no sería el verdadero sujeto en la naturaleza, sino que el sujeto sería Gaia en su conjunto. Sólo el cazador (el australopitecus Aficanus y sus asimilados) sería digno y tendría por tanto derechos, al ser compatibles con los derechos primordiales de “gaia”. Desde esta perspectiva no cabría defender más derechos humanos que los de los pueblos primitivos ,cazadores y recolectores, que viven según pautas ecológicamente inocuas. Se produciría aquí una coincidencia entre ecologismo radical ( odio al ser humano, con el pretexto de amor a la naturaleza – sólo la naturaleza tiene en verdad derechos- e indigenismo: odio a la cultura,con la excusa de amor al indígena. El salvajismo impide así la universalidad de los derechos al oponerse a la evolución cultural posterior a la caza y la pesca, considerándola depredadora. El agricultor es ya un cáncer de la biosfera. Se trata de propugnar una especie de evolución regresiva , en la que se juzga positivamente sólo la evolución biológica, pero no la cultural. Si el paradigma es la adaptación biológica al medio, el rango superior en la jerarquía biológica correspondería a las bacterias, que han sobrevivido desde hace 2.000 millones de años sin cambios básicos en su estructura.

Para la deep ecology, el hombre se reduce a lo geológico, al soma, al biotopo, confundiendo la dependencia del ser humano respecto a la cadena del ser con su reducción a la misma.

De otro lado, al insistir en el arraigo a la biorregión, al biotopo, niega el derecho de libre tránsito de las personas, lo que perjudica notablemente a los que habitan espacios sin suficientes recursos naturales, como puede ser el Africa subsahariana. A tal biorregionalismo hay que oponer la tesis de Uexhüll de que el ser humano no tiene medio ambiente (Umwelt) sino mundo (Welt). Algo análogo pensaron Gehlen, Plessner, Scheler. Gracias a la cultura, en concreto al descubrimiento del fuego, del vestido, y de la vivienda , el ser humano es el único capaz de habitar en todos los nichos ecológicos de tierra firme, al establecer el clima artificial que más le conviene. De ahí que no muestre una especialización en función del clima, a diferencia de lo que ocurre con los animales. Existe sólo una única raza humana, un “único conjunto de genes intercomunicantes”

A los planteamientos radicales de la deep ecology se opuso la ecología social de Murray Bookchin, distinguiendo una primera naturaleza ,que sería prehumana, y una segunda naturaleza , la humanidad, que desarrollaría, a partir de la primera “la yoidad, la conciencia, y las bases de la libertad”, contribuyendo a orientar la primera , a darle intencionalidad. La humanidad, según Bookchin, mejoraría la evolución natural , al desplegar compasión ante el sufrimiento. Bookchin se declara “humanista ecológico” y tacha a los representantes de la deep ecology de antihumanistas y misántropos.

Con posterioridad a la crítica de Bookchin, la deep ecology se ha acercado a los planteamientos antropocentristas, al rechazar el principio del valor intrínseco de todos los seres y el igualitarismo de la biosfera, lo que implicaba el respeto a los virus, hongos y bacterias, incluso los contrarios a la salud humana, y establece en su lugar una jerarquía de valor, basada en la complejidad de los seres . “Los organismos tienen derecho a una relevancia moral proporcional a su grado de organización central ( o capacidad para la riqueza de la experiencia) mientras dura su existencia. De los dos principios fundacionales proclamados por Arne Naes, antes citados, en su escrito sobre La ecología profunda y la superficial de l973: la autorrealización y la igualdad biocéntrica, se acepta ahora ya sólo el primero. Lo fundamental pasa a ser ahora el desarrollo de la conciencia ecológica lo que, como reconoce Dobson, supone un retorno al antropocentrismo, que es por otro lado inevitable, ya que sólo el ser humano puede plantearse cuestiones éticas. Sin embargo, este planteamiento sigue siendo fundamentalmente inaceptable en cuanto se presenta como transpersonalista, y por tanto negador de la identidad individual.

Con todo, en esta fase final de la deep ecology se pueden encontrar elementos positivos a la hora de defender una concepción verdaderamente universal de los derechos humanos. Tal posición defiende no sólo la vida ,como hace la sociobiología ,sino más ampliamente la “trama o red de la vida “(web of life), al ser conscientes de la inseparabilidad de los elementos abióticos y bióticos de los ecosistemas. No hay biocenosis sin biotopo. Y junto con la idea de interdependencia, defiende la idea de vulnerabilidad de la naturalezacomo biosfera. Ello conduce a sentir un razonable temor ante las acciones del homo faber , aspecto éste sobre el que ha insistido el filósofo germano norteamericano Hans Jonas.

Este temor es debido a que el ser humano ha devenido una fuerza geológica planetaria, como vio Vernadsky. El temor a la acción del homo faber es doble : de una parte por la producción de objetos no biodegradables , fabricados con combinaciones químicas que no se dan en la naturaleza, como los clorocarbonados, el nylon, los plásticos, etc así como por otra a la ingeniería genética y a las patentes de seres vivos. En otros términos, el ecologismo radical ha percibido con lucidez que la nuestra es una sociedad del riesgo. Como consecuencia de ello, el pensar ecológico tiende a subrayar, con razón, la necesidad de defensa de las realidades que no pueden defenderse a sí mismas , como la naturaleza, los indígenas, los pobres , las futuras generaciones, lo que les lleva también a ser conscientes de la necesidad de defender a los niños- cuando se supera la tesis del igualitarismo de la biosfera y del neomalthusianismo- y a los ancianos.

El problema fundamental hoy es mantener vinculadas la idea de fisis y el humanismo, tal como hace la tradición judeo-cristiana y la romántica.. En efecto, en contra de lo que había ocurrido en premodernidad , en que el hombre trataba de adaptarse a sí mismo y a su técnica incipiente a la naturaleza, el hombre moderno se separa de la fisis y se vuelve dependiente de la técnica en su deseo de someter y adaptar la naturaleza a su control. Este proceso acabará produciendo – tal como señalan Ortega, y Sanmartín- la sumisión del mismo hombre a la tecnología. El hombre forma parte de la fisis y no puede manipularla a su antojo, negando toda finalidad en la misma. Lo propio del ser humano es pensar la naturaleza , recordarla, cantarla , pintarla y cuidarla.

Pero la vinculación del ser humano a la naturaleza no debe hacer olvidar su dignidad. Esta procede de su espíritu, que transciende la biología. Como recuerda Alejandro Llano, “El australopitecus , que estaba muy bien adaptado a su ambiente, desapareció inexplicablemente sin dejar huella. En cambio, el hombre, constitutivamente inadaptado, ha triunfado biológicamente gracias a capacidades que transcienden el plano biológico”.

C.- La persona como cuerpo espiritualizado y la universalidad de los derechos .

a) Desvalimiento biológico y alteridad .

Como hemos visto, la negación de la universalidad de los derechos responde a la elevación de una de las propiedades del ser humano a condición indispensable para ser considerado persona y titular de derechos. Es lo que puede llamarse universalismo abstracto. Por ello la defensa universal de los derechos parece posible sólo si se atiende al ser humano en su desnudez radical, ateniéndose al ” hombre sin atributos”, a la persona en su más radical indigencia, tal como propone Gabriel Marcel en su estudio sobre La dignitè humaine:”La calidad sagrada del ser humano aparecerá con más claridad cuando nos acerquemos al ser humano en su desnudez , y en su debilidad, al ser humano desarmado, tal como lo encontramos en el niño, el anciano, el pobre”. Frente a todas las actitudes reduccionistas, el pensar clásico, cristiano, y contemporáneo ( la fenomenología y sus derivados, el pensar anamnético, etc. ) destacan la importancia del espíritu, señalando que la dignidad humana es universal y por tanto todo ser humano es persona. La dignidad humana va unida a la conciencia de la inseparabilidad entre desvalimiento biológico y excelencia espiritual.

Ello se manifiesta de un modo especialmente evidente en el momento inicial de la vida humana con la formación del cigoto. Basta con el genoma humano para ser persona, pero ello no significa que haya que reducir la persona al genoma. La persona existe desde que existe el genoma, pero consiste sobre todo en relación y despliegue de potencialidades , y por tanto requiere del cuidado de los otros, de un ambiente adecuado. etc..Como destaca Juan Pablo II, en su discurso a Academia Pontificia de la Vida de 24 de febrero de 1998, “el genoma humano no sólo tiene un significado biológico; es portador de una dignidad antropológica , que tiene su fundamento en el alma espiritual que lo impregna y vivifica”.

De un modo semejante había escrito Zubiri que el embrión es persona desde la concepción. “Pienso que en el germen está ya todo lo que en desarrollo constituirá lo que puede llamarse ser humano, pero sin transformación alguna, sólo por desarrollo. El germen es ya un ser humano. El germen es un hombre germinante, y por tanto ya es formalmente y no sólo virtualmente hombre. En el sistema germinal, además de sus notas fisicoquímicas están ya todas sus notas psíquicas, inteligencia, sentimiento, voluntad..etc. El sistema germinal es ya el sistema sustantivo humano integral. La célula germinal es ya una célula de esta psique, y esta psique es ya psique de esta célula germinal”. La célula germinal es unidad psicosomática , sistema abierto compuesto por dos subsistemas interrelacionados, organismo y psique.. El concebido antes de nacer es persona, el oligofrénico es persona. Son tan personas como cualquiera de nosotros. Persona es el punto de partida, la estructura abierta, la personalidad es el punto de llegada”.

Esta identificación entre ser humano y persona , tal como aparece en los textos de Zubiri, responde a la tesis central del pensar humanista : la unidad humana entre los aspectos biológicos y biográficos del ser humano, debido a lo inacabado del diseño biológico del hombre . Como ya destacó en 1931 Adolph Portmann, máximo representante de la bioantropología filosófica, la gran diferencia del ser humano respecto al animal más próximo, el chimpancé, es su nacimiento prematuro, lo que provoca la importancia de los otros seres humanos, especialmente los padres naturales o adoptivos en la formación de su propio cerebro. En sus “Fragmentos biológicos para una teoría del hombre”, (1944) insiste Portmann en que el ser humano nace desvalido, a diferencia de lo que ocurre en los otros animales, y se completa gracias a los otros, especialmente la madre; así su columna se moldea por imitar la posición erecta de los otros, por ello, la biología no se pueda separar de lo espiritual, ya que “en lo propiamente biológico ya está colaborando el espíritu”. De ahí la transcendencia del primer año de vida para la formación de la persona , y la prioridad del derecho a la protección en ese tiempo, en el que surge el lenguaje. El cerebro triplica su peso entre los dos y los tres primeros años de vida, en los que resulta decisiva la influencia de los otros.

Jaspers desarrolla estas ideas de Portmann, subrayando como la libertad humana es inseparable de la conciencia de su finitud. La perssonalidad es es regalo de la Transcendencia, algo que no ha podido darse a sí mismo. “El peligro del hombre es que esté seguro de sí mismo , como si él ya fuera lo que puede ser. Desde la postura estoica de vivir de suerte que el hombre se sienta satisfecho de sí mismo hasta la conformidad consigo mismo que Kant atribuye al hombre que obra moralmente , imperó una arbitraria satisfacción de sí mismo, contra la cual San Pablo y San Agustín, y aún el propio Kant, adujeron el hecho del hombre corrompido en sus raíces. Lo esencial es que el hombre como existencia en su libertad se sienta regalado por la Transcendencia. Entonces , la libertad de ser hombre pasará a ser el núcleo de todas sus posibilidades, guiado por la Transcendencia, por el Uno, a su propia unidad”.

El ser humano es biográfico y cultural desde el comienzo, ya que es un ser q ue nace inacabado y ,por tanto, biológicamente inviable, y sólo resulta viable existencialmente gracias a la ayuda de los otros. No es posible separar en él, como cree el dualismo, y en algún momento Ortega, lo biológico y lo biográfico , al calificar al ser humano como centauro .”La metáfora orteguiana , señala Llano, no es del todo afortunada . No es que el hombre tenga una parte animal y una parte humana- biología y biografía, naturaleza e historia- superpuestas y engarzadas . Su propia naturaleza es humana. El cuerpo del hombre es – de la concepción a la muerte – un cuerpo humano”.

Esta concepción abierta del ser humano tiene que ver con su carácter no especializado frente al animal, como subrayan Gehlen y Eibl-Eislefeld frente a su maestro K.Lorenz. Por ello se ha dicho que el ser humano tiene mundo y no ambiente, destacando el caracter excéntrico del hombre ,mientras que el animal está vinculado al tiempo, y el vegetal y el mineral al espacio. Lo característico del ser humano es, por tanto, su indeterminación, su no fijación, su apertura , como destacará en el siglo XX la fenomenología y el humanismo excéntrico (Plessner, Scheler),así como Wittgenstein y Anscombe frente a las posiciones deterministas de un signo o de otro. El ser humano existe antes de poseer los indicadores humanos o propiedades (conciencia, capaz de sufrimiento, autonomía,..), porque tales cualidades afectan al tener del hombre y no a su ser , y por tanto no son notas universales. Esta distinción entre ser y tener, esencial para captar la dignidad humana y la universalidad de los derechos, fue advertida ya genialmente por Agustín de Hipona: “Yo recuerdo, yo entiendo, yo amo, aunque no soy ni mi memoria, ni mi inteligencia, ni mi amor, sino que los poseo”. Así podría decirse que, en el ámbito de la evolución de la especie humana, el ser humano existe antes de la aparición de realidades como el fuego (homo habilis) o el lenguaje (homo erectus). En el ámbito de la formación del ser individual, existe antes de la aparición del cerebro, frente a las tesis utilitaristas recogidas en el informe Warnock .

Como señala el pensamiento contemporáneo , desde Brentano o Husserl a Marcel o Zubiri, al insistir en la dimensión de la intencionalidad humana , el ser humano es excéntrico, existe , a diferencia del animal, que se limita a vivir . El animal lo percibe todo desde sí mismo y lo ve solamente en su perspectiva propia. El hombre, en cambio, se orienta él también hacia el mundo, tiene la capacidad de distanciarse de sí, transcendiendo su propio cuerpo, de donde deriva el pudor, que carece de sentido sin esa dimensión espiritual. En este salir de sí radica lo propio de la persona (ex-sistencia), y su distinción respecto a la naturaleza (sistencia). “El logro de la libertad de sí mismo es una hazaña existencial de envergadura, imposible de alcanzar con las propias fuerzas. Necesitamos la ayuda de los otros y del Otro”.. La realidad de la persona se basa en la relación con el origen , el ex, de la existencia. De ahí el elemento de religación con Dios como constitutivo de su ser. “Sin religación , ha escrito Zubiri, la libertad sería la máxima impotencia y la máxima desesperación para el hombre”.

El humanismo hoy sólo puede ser humanismo de la humildad, que tiene en cuenta la dependencia respecto al humus y ,al mismo tiempo, como liberación de sí mismo, de la absolutización del yo, como han visto entre otros, Schelling o Marcel. Este humanismo es precisamente el humanismo espiritual o humanismo excéntrico, que se coloca en las antípodas del antropocentrismo del homo faber. “La mayor parte de las insuficiencias del kantismo se deben esencialmente al hecho de no haber visto que el sí mismo puede y debe ser transcendido , sin que por eso la autonomía ceda a la heteronomía” .

La existencia , en cuanto apertura a la transcedencia , hace posible el olvido de sí y con ello el exultar de alegría. Como dice Kierkegaard, y recuerda Frankl, ” la puerta de la felicidad se abre hacia afuera”. En cuanto apertura a la alteridad, e1 espíritu es a su vez resistencia (sokitamuenp) frente a la limitación , como recuerda Frankl, basándose en Hartmann y Scheler así como flexibilidad (sokitamuenp) en el trato con los otros, misericordia, donación de sí mismo y perdón.

La capacidad de salir de sí, de trascenderse, es lo que permite alcanzar la universalidad concreta de los derechos. Como ha señalado Encarnación Fernández Ruiz- Gálvez: “No hay un modelo paradigmático de ser humano. Por el contrario, detrás de las distintas formas de exclusión suele esconderse un prejuicio. Para el androcentrismo, el varón aparece como un paradigma de lo humano . El etnocentrismo ve , por ej., al hombre blanco como paradigma. En la Edad Moderna, la salud aparece como paradigma y la enfermedad como disfunción”.

Para romper con el narcisismo que excluye al otro, hay que volver a la ironía socrática, basada en la distinción entre mi verdad y la verdad , presente en todo el pensamiento clásico y recuperada en la Modernidad tardía por Schlegel y Kierkegaard. Tal tipo de ironía va unida a “una subjetividad tan profunda que es capaz de no tomarse a sí mismo demasiado en serio” . Esta liberación de sí mismo es lo contrario del sarcasmo de Nietzsche, que diluye toda posibilidad de verdad, y del dogmatismo de Hegel, que identifica lo racional y lo real. (Haciendo una incursión en el mundo de la imagen, pensemos en la excelente crítica de los prejuicios de la llamada precisamente “comedia excéntrica “norteamericana (screamball comedy).

Partiendo de la tesis de la igual dignidad de todos los seres humanos , la cultura tiende a presentarse como cuidado de los seres que no pueden cuidarse a sí mismos :los seres humanos más indigentes y la misma naturaleza, por lo que desaparece toda contradicción entre cultura y naturaleza.

La novedad de la cultura humana frente a la animal radica en su capacidad de innovación, así como en su mayor complejidad, lo que ha sido reconocido tanto desde el punto de vista ecológico como desde el personalista, ya que el ser humano es el único ser capaz de decir no a sus impulsos , y abrirse a los demás debido a su capacidad de memoria y proyecto, mientras que el animal vive sometido al instante. El pensamiento cristiano tiene en cuenta la complejidad humana a través del pensamiento de la Encarnación y de la Redención. El primer momento podría unilateralmente interpretarse como antropocentrismo, al proponer la tesis de un Dios que se hace hombre. El segundo momento, visto unilateralmente, podría interpretarse como si el hombre fuese miserable, en cuanto no podría salvarse a sí mismo. La unión de ambos momentos, exigida por la esencia del mensaje, pone de relieve conjuntamente la miseria y la grandeza del hombre, como nunca había sido alcanzada hasta entonces.

b) El derecho a condiciones de vida dignas

Junto a la conexión biología-biografía , hay que tener en cuenta los aspectos relativos a la defensa del ambiente , de las condiciones de vida para garantizar la efectiva universalidad de los derechos humanos, ya que se trata de cuestiones que afectan a todo ser humano, al ser humano en su desnudez, al ser humano sin atributos .

Todas las declaraciones de derechos responden, implícitamente al menos , a esta mentalidad humanista, en cuanto dan por supuesta la identidad de ser humano y persona, y asimilan expresiones como todos, todo ser humano, toda persona. Es significativo el artº 6 de la Declaración del 48 , que proclama que todo ser humano tiene derecho a la personalidad jurídica , propuesta reiterada después en el artº 16 del Pacto sobre derechos civiles y políticos. El convenio del Consejo de Europa de 4.4.97 sobre derechos humanos y problemas biomédicos, firmado en Oviedo, parece responder a esta identificación al defender de toda manipulación al embrión desde la concepción. “Las partes en este Convenio- establece el artº 1- protegerán la dignidad e identidad de todo ser humano y garantizarán a toda persona, sin discriminación, el respeto de su integridad y demás derechos y libertades fundamentales con respecto a las aplicaciones de la biología y de la medicina”

Al mismo tiempo, en el ámbito de la filosofía jurídica más reciente, cada vez se generaliza más la conciencia de que todos los derechos humanos son inseparables. Hay aquí cierta analogía con el nivel antropológico; del mismo modo que son inseparables el ambiente, la herencia y la libertad, son inseparables los derechos de las “distintas generaciones”. En este sentido son de de destacar los trabajos de Patrice Meyer Bisch y en España de Encarnación Fernández Ruiz- Gálvez.

Meyer Bisch destaca que la dignidad humana es el fundamento de la universalidad de los derechos humanos (p.27). Tal dignidad procede de la unidad indivisible de cuerpo y alma (p.123 y 263) ,de naturaleza y cultura (p.32) , de acuerdo con el concepto de fisis como potencialidad de individuo y sociedad, de tal modo que, en contra del individualismo ,”mi libertad empieza donde empieza la libertad del otro”(p40) . La universalidad de los derechos exige una concepción antropológica en la que se tengan en cuenta las posibilidades humanas y sus vulnerabilidades(p.163)

El derecho a determinadas condiciones materiales de vida es algo exigido por la dignidad de persona , por su propia condición espiritual. Como decía gráficamente Capograssi , “Il mangiare, questa cosa cosí umile, e così sacra”. En efecto, atender a las necesidades corporales de los otros es para nosotros una exigencia espiritual, como preceptuaba el Talmud.

Los derechos de la tercera generación amplían la mirada respecto a los derechos de la primera y segunda generación, en la lucha contra el miedo y la miseria, tal como se hablaba en la Carta del Atlántico. En el caso de los derechos de la primera generación, se trataba sólo del miedo ante la violencia y la inexistencia de la libertad, pero ahora es sobre todo el miedo a la enfermedad y a las dificultades de supervivencia. También conecta con la lucha contra la miseria, pero ahora no es sólo la miseria producida por la falta de recursos, sino por la mala utilización de los mismos. Como señala Encarnación Fernández Ruiz- Gálvez “los derechos de la tercera generación vienen a desarrollar lo expresado en el artº 28 de la Declaración Universal de Derechos Humanos : Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos”.

La importancia del derecho al ambiente dentro de los derechos de la tercera generación estriba en su vinculación con “el caracter radical del hombre , que consiste en ser un habitante, en habitar , en tener oíkos o casa “. Esta radicalidad introduce la preocupación por el futuro frente a la ingenuidad del progresismo lineal, que cree que éste necesariamente será mejor que el pasado, a la vez que introduce la distancia crítica, el discurso del límite, ante la tecnología que deja de ser considerada remedio suficiente para todos los males. Ello se pone de relieve en dos fenómenos a su vez interrelacionados:

a) el agotamiento de los recursos, que la tecnología no puede crear. Es lo que trata de medir el Indice de Planeta Vivo, propuesto en Marzo del 98 por la Asociación para la Protección de la Vida Salvaje (WWF) y hacer frente al hecho de que en los últimos 25 años se ha destruido un tercio de las reservas naturales del planeta. Entronca con la necesaria responsabilidad ante la pérdida de biodiversidad, con la finitud de los recursos y el agotamiento de las reservas . Se trata de evitar la extinción de 20.000 hectáreas de selva virgen y 25.000 especies al año y a la preservacion de recursos como el agua dulce y el aire urbano que están más allá de su capacidad de regeneración..

b) la creación de residuos tóxicos, de diverso tipo ( radiactivos, químicos) o las malformaciones o infertilidad resultado de manipulaciones genéticas, que están en el origen de la llamada sociedad del riesgo : “Al introducir niveles significamente altos de toxinas en el medio ambiente, las sociedades industriales modernas puede que estén desequilibrando la balanza entre beneficios y costes genéticos, induciendo daños en el ADN, que pueden incrementar las anormalidades y enfermedades genéticas y las consiguientes muertes por estos motivos”. Se habla a este respecto del neocolonialismo de la ciencia moderna occidental que utiliza cobayas humanas. Un informe de Greenpeace , presentado en agosto 98 ,señala como prioridades cara al 2000, la prohibición total del pvc, de los productos alimenticios transgénicos, de las explotaciones petrolíferas y de la energía nuclear.

El riesgo que ahora se contempla es distinto del que se tiene en cuenta en los derechos de la segunda generación. En este caso, se trata de riesgos inevitables, como la vejez o la enfermedad, o que al menos no condicionan el modelo de vida en su integridad. Mientras que ahora se trata de riesgos evitables, provocados por el uso de la tecnología, y que cuestionarían el modelo de vida dominante, como el uso de la energía nuclear de fisión y las manipulaciones genéticas.

E1 sentido del derecho al medio ambiente es por tanto la protección de las bases naturales de la vida,- a la que hace referencia el proyecto de reforma del artº 2.2. de la Constitución de Bonn-defender la salud y los ecosistemas en el largo plazo, haciendo frente a la primacía del productivismo y la mentalidad tecnocrática.

E1 derecho al ambiente, por tanto, presenta inicialmente dos variantes: a) como superación de la miseria y acceso a los recursos naturales básicos especialmente la potabilización del agua, lo que sigue siendo urgente en el sur, y b) como superación del riesgo producido por la revolución tecnológica- en especial la tecnologia génetica y la nuclear- en el que insiste sobre todo el Norte y especialmente el Consejo de Europa, con la protección de la dignidad humana en relación con los avances biomédicos.

1) El ambiente como saneamiento en la sociedad de la escasez

El derecho al ambiente implica tanto el goce de las bellezas naturales como el acceso a las condiciones indispensables para la salud. Salubridad (saneamiento, confort civilizatorio) y paisaje (bellezas naturales) son las dos caras del derecho a condiciones dignas de vida. Lo fundamental sería ensamblar belleza y salubridad. Lo pintoresco, lo exótico es en muchas ocasiones bello sólo para el turista, pero no saludable para el que vive allí habitualmente. Pensemos en las antiguas ciudades apiñadas en torno a las murallas que subyugan al visitante, pero que son inhabitables de modo estable. Un buen ejemplo literario de esta contradicción entre lo bello turístico y lo bello habitual lo ofrece el barrio de la Ribeira del Duero en Oporto , descrito por Tabuchi en La cabeza perdida de Damasceno Monteiro: “Para entrar en la habitación de Damasceno, hay que agachar la cabeza… el servicio está en el patio y es utilizado por todos”.

En las sociedades de la escasez , el derecho al ambiente es ante todo la lucha contra la miseria, estado carencial absoluto, en el que falta el agua potable y con ello la higiene , domina el mal olor, abundan las enfermedades infecciosas, como la malaria, la disenteria, el tifus, el cólera, la desnutrición, la tuberculosis, la anemia. Es la situación en la que se encuentran buen número de habitantes de los trópicos, y que no se remedia por falta de voluntad de los poderosos. Un reciente informe de Médicos sin fronteras , de Marzo del 99, pone de relieve que la investigación farmacéutica se limita a las enfermedades de los ricos, y tiene muy poco en cuenta las enfermedades de los pobres, debido a su escasa rentabilidad económica.

Para atender conjuntamente a la exigencia de belleza y salubridad resulta importante tener en cuenta las aportaciones del ecofeminismo personalista, en su crítica del economicismo y en su preocupación por recuperar la dimensión del cuidado tanto de la biodiversidad como de la diversidad cultural.

2. El ambiente como no contaminación en la sociedad industrial:

El derecho al ambiente en las sociedades industriales supone también la lucha contra el riesgo. La modernización implica el paso de la miseria a la situación de riesgo de contraer enfermedades , como el cáncer, o el parkinson a consecuencia de la industria química, de los pesticidas, de la energía nuclear, de la manipulación genética.

Estos riesgos afectan a toda la población, ya que los elementos tóxicos pasan primero del Norte al Sur a través de las industrias contaminantes y los pesticidas , y retornan nuevamente al Norte con la importación de materias primas, como productos tropicales. La contaminación afecta a todos, a diferencia de lo que ocurre con la miseria, pero no significa que afecte a todos por igual. Ni siquiera en el Norte existe una norma que prohiba contaminar en absoluto ; existe un nivel medio de toxicidad permitida, lo que lleva a la indefensión de los más vulnerables , como los niños, o los ancianos. Esta tolerancia ante la toxicidad responde al primado de la producción, que obliga a aceptar las enfermedades de los que queden por debajo de la media . El incremento de la producción lleva consigo el incremento de las enfermedades como ” daño colateral no querido”.

La lucha contra los residuos no puede confundirse con su alejamiento , como se ha hecho en el Norte durante largo tiempo, mediante su proyección a otras zonas más miserables, sino por medio de la reducción, el reciclado,y la reutilización .

La globalización de la economía, y su subordinación a condiciones ecológicas, aparece como requisito indispensable para la propia sostenibilidad de la actividad económica , y debe diferenciarse del globalismo o mundialización como simple economicismo o primado de la eficiencia económica. A tal efecto, es esencial superar los reduccionismos tanto en el Norte como en el Sur. El Norte oscila entre el globalismo, que implica la aceleración y disolución del tiempo, de acuerdo con el criterio heredado de Benjamin Franklin de que “el tiempo es oro”, y el ecologismo radical de la deep ecology que supone la sujección al espacio , al inmovilismo de la ecorregión, del nacionalismo o proteccionimo verde. El Norte tiene recursos, pero carece de proyectos humanistas , de ahí el peligro de un capitalismo sin rostro humano. El Sur, por el contrario, se basa en el contraste entre los hechos – la difícil movilidad, la desorganización la aceptación de industrias muy contaminantes por salir de la miseria- y un pensamiento personalista que valora más las condiciones dignas de vida y el tiempo que el oro y la acumulación. El Sur tiene proyectos, pero insuficiente tecnología .

3) El ambiente como familia en la sociedad biotecnológica :

El derecho al habitat en las sociedades biotecnológicas presenta una dimensión más básica y radical que las citadas hasta ahora, y que aparece hoy en peligro por las modernas técnicas de reproducción artificial. Me refiero al derecho a nacer en el seno de una familia, de un padre y una madre ciertos y conocidos. Se trata, por tanto, de la prioridad del derecho más elemental del niño a sus padres sobre el pretendido-y en mi opinión inexistente- derecho al niño. Por ello deberían considerarse en principio sólo lícitas aquellas técnicas que, como la inseminación homóloga no desprovean al individuo de la posibilidad de alcanzar su identidad, lo que lleva al rechazo de la inseminación heteróloga , fecundación in vitro, etc.. Es más, incluso la inseminación homóloga, puede ser cuestionada en nombre del derecho del ser humano a nacer en su entorno natural, como alguien procreado, y no como un producto. El derecho al ambiente familiar , a la paternidad y maternidad , constituye la base del derecho a la identidad genética. Se trata de un derecho previo al del desarrollo de la personalidad , recogido en el artº 10 de la Constitución española, y distinto del derecho a la personalidad jurídica del que habla el artº 6 de la Declaración del 48, sobre el que se basa la condición de sujeto de derecho. Estos derechos han sido recogidos en la Declaración de UNESCO sobre el genoma ya citada .

Frente a la cultura entendida como dominio – propia del dualismo y el utilitarismo,- y a la cultura como imitación y aún depredación, debe concebirse la cultura radicalmente , como cuidado del desvalimiento. De ahí deriva, a su vez, la inseparabilidad de los derechos humanos de los deberes y las responsabilidades, especialmente de los más poderosos, como Estados, multinacionales, países del Norte, adultos ygeneraciones presentes en favor de los peor situados : ciudadanos, consumidores, países del Sur, niños, generaciones futuras.


About this entry