ROD CORONADO: Una Voz por la Liberación

Lo que sigue es una transcripción de una entrevista conducida por Mirha-Soleil Ross con Rod Coronado el 15 de Junio de 2000 para ANIMAL VOICES (www.ciut.fm – Toronto). Fue después publicado en el nº 17 de UNDERGROUND: The Magazine of the North American Animal Liberation Front Supporters’ Group. Traducido del Inglés al Español por Mirha-Soleil Ross. Corregido por Sandra Ramírez.

Rod Coronado detenido saboteando la caza.

Rod Coronado explicando la fabricacion de dispositivo incendiario, el 5 de enero del 2009 acaba de salir libre, debido a la condena de 1 año de carcel por esa charla.

Rod Coronado es un indígena tradicionalista, guerrero por la tierra y declarado culpable como activista del Frente de Liberación Animal (FLA). Fue encarcelado 4 años en una prisión federal por acciones que llevó a cabo en nombre de la tierra y de los animales.

MIRHA-SOLEIL ROSS: ¡Hola y bienvenidos a Animal Voices! Hay mucha gente escuchando este programa que te conoce bien a tí y a tu trabajo pero para los que son nuevos oyentes, ¿podrías empezar por darnos un resumen de tu participación con el Frente de Liberación Animal?

ROD CORONADO: Bueno, primero querría agradecer a tus oyentes y a ustedes por todo el apoyo que me dieron durante mi encarcelamiento. Me ayudó mucho saber que tenía el apoyo de la comunidad en Toronto, en Canadá, y realmente a través del mundo. Eso demuestra exactamente cuánto apoyo hay por acciones directas ilegales en contraste con lo que el gobierno trata de hacernos creer. Ahora respondiendo a tu pregunta “¿De cómo yo en primer lugar me involucré con el Frente de Liberación Animal?” Bueno lo que me llevó a este nivel de conciencia y de militancia fue ser criado siempre con mucho respeto y reverencia hacia los animales y la naturaleza. No fue un proceso resultado de mi frustración al escribir cartas, mandar peticiones y manifestarme en la calle. No pasé por esta secuencia de acciones porque simplemente fui expuesto a un nivel tan extremo de abuso y crueldad animal a través de boletines, documentales, revistas y periódicos. Para mí, la situación necesitaba acciones urgentes. No teníamos tiempo para agotar otras medidas porque los animales estaban sufriendo en laboratorios, granjas peleteras, y granjas industriales. Yo podía ver que mucha gente había escogido medidas legales durante muchos años y aunque fueron efectivas a veces, los resultados no sucedieron con bastante rapidez para los animales que estaban sufriendo en el presente. Entonces me involucré en acciones directas con Sea Shepperd Conservation Society y Earth First! y eventualmente con el Frente de Liberación Animal. Estaba en Gran Bretaña a mitad de los años ochenta y me dí cuenta que el FLA no fue una organización con estructura rígida. Solamente puedes llamarte activista del FLA si respetas tres reglas básicas: Debes respetar la vida más que la propiedad; debes dedicarte a rescatar a los animales de lugares en donde son abusados y explotados; y debes denunciar públicamente los horrores de la vivisección y del abuso de los animales. Eso te da el derecho de llamarte un activista del FLA. Entonces lo hice cuando vi a la gente en Inglaterra haciéndolo sin líderes y solamente por tomar la iniciativa, por tener confianza en sí mismos, y por conferirse el poder para formar sus propias células del FLA. Así que empecé una célula muy efectiva del FLA que durante los años ochenta y noventa eventualmente culminó con el allanamiento de los laboratorios de una universidad y de instituciones gubernamentales de investigación.

MSR: Tu atención parece haberse centrado en luchar contra la industria peletera. ¿Por qué has luchado especialmente contra esta industria?

RC: Yo soy un miembro de la nación Pascua-Yaqui y como una persona indígena, la industria peletera representa mucho más para mí que solamente el abuso de los animales. Representa el genocidio cultural. Fueron los batallones de la invasión en el “Nuevo Mundo”. Fueron los que introdujeron enfermedades. Fueron los que introdujeron el alcoholismo. Fueron los que introdujeron la pólvora y muchas más cosas que nos llevaron al genocidio. Así que para mí la continuación de la industria de pieles en los siglos XX y XXI es la continuación de este genocidio. Pero ahora que su impacto ha sido tan perjudicial a la gente indígena humana, sigue siendo dirigido hacia la gente indígena animal. Así que tanto como su daño fue hecho en los siglos XV, XVI, XVII ahora sigue sucediendo este daño, amenazando las últimas naciones de seres silvestres. Así que mi lucha contra la industria peletera es una continuación de la resistencia a la conquista y al colonialismo e imperialismo a través de los siglos. Así que para mí, tengo una increíble empatía para los animales que están en granjas peleteras y en las trampas de acero porque estoy relacionado con ellos y sufren tanto como mis ancestros sufrieron. Entonces, la industria de pieles de hoy es la encarnación moderna de las mismas gentes que mataron y destruyeron a mi gente en mi tierra natal. Así que mi lucha contra la industria de pieles se origina de mis creencias muy profundas que tienen mucho que ver con mi herencia y con la ecología. También, pienso que como representante de todo eso, es muy importante que los confrontemos cara a cara y que les digamos que es tiempo de que ya no existan. Hemos evolucionado moral y éticamente como seres humanos para reconocer que estas industrias son inaceptables hoy en nuestra sociedad.

MSR: “Me involucré en el movimiento para los derechos de los animales acerca de 1985-86. Tenía 15-16 años y me recuerdo de que en este tiempo, en Canadá, había mucha tensión entre nuestro movimiento y la industria peletera”. Dijiste que consideras que lo que hizo la industria de pieles es nada menos que genocidio contra la gente indígena. Pero la industria de pieles en los años ochenta, en Canadá, trató de propagar la idea que los militantes para los derechos de los animales estaban cometiendo un genocidio contra la gente indígena. Alegaban que nuestro ataque contra la industria peletera amenazaba una industria conectada a la supervivencia e independencia económica de la gente indígena. ¿Piensas que ahora quedan vestigios de esa tentativa de la industria de pieles de atacar el movimiento anti-pieles usando a la gente indígena o que esa tentativa falló?

RC: Yo pienso que es una estrategia de relaciones públicas para tratar de mantener un argumento válido para su existencia. Pero también creo que es semejante a los argumentos de los propietarios de las plantaciones del siglo XVIV cuando decían que los abolicionistas estaban dañando el sustento de los esclavos negros. Es una bofetada en la cara de cualquier persona indígena que los que son los más responsables para nuestro genocidio ahora afirman que están preocupados con nuestro bienestar. Es ofensivo y cuanto más tiempo usan ese argumento, más obvio es para la gente indígena que ellos nos están explotando un paso más.

MSR: Hay mucha discusión sobre lo que constituye la violencia y si las acciones del FLA constituyen violencia o no. En tus artículos, hablas de cómo tú no ves la destrucción de la propiedad que explota y destruye a los animales y a la tierra como violencia. ¿Puedes hablar de eso?

RC: Bueno, quitar la pistola de las manos de alguien que esta listo para matar a otro no puede ser considerado una acción violenta porque estamos previniendo que sea cometido un crimen más grave. Por lo mismo, cuando quitamos las herramientas utilizadas solamente para la destrucción de vidas inocentes, estamos previniendo un crimen mucho más grave y malo. Así que en estos casos, considero acciones agresivas como acciones no violentas, especialmente desde que vivimos en una sociedad que legalmente sanciona la destrucción de las últimas secoyas ancestrales, una sociedad que legalmente sanciona la extinción de 10.000 especies al año. Yo pienso que no es una acción violenta en nuestra sociedad de eliminar las herramientas que causan la destrucción antes de que suceda. Es absurdo que nos pongan la etiqueta de terroristas, de delincuentes violentos y de criminales cuando son ellos, los responsables por una cantidad increíble de sufrimiento, tortura y terrorismo verdadero. Yo pienso que la gente sólo necesita mirar a quien se ha manchado las manos de sangre para reconocer quienes son realmente los miembros violentos de nuestra sociedad.

MSR: También mencionaste en un artículo que el FLA ha alcanzado un punto que ya ha sido logrado por otros movimientos sociales con respecto a la violencia y al hostigamiento que les causan las industrias y el gobierno. Entonces, como activistas por la liberación de la tierra y de los animales, ¿qué podemos aprender de esos otros movimientos sociales?

RC: Bueno, pienso que si analizamos el terrorismo y la violencia real en nuestra sociedad, podemos ver que cuando los gobiernos cometen asesinatos, los llaman “maniobras militares legales” u “operaciones policíacas.” Pero cuando las fuerzas rebeldes o la gente defienden sus tierras ancestrales o el ambiente, nuestras acciones son etiquetadas como terrorismo y violencia. Entonces pienso que es importante para nosotros reconocer que la única razón por la cual ocurre este tipo de acción directa e ilegal es porque nuestro gobierno y nuestra sociedad viven con hipocresía y porque aplican una ley para unos y otra para otros. El resultado es que no se oponen a toda la violencia en nuestra sociedad pero de hecho legalmente la sancionan mucho. Cómo pueden afirmar que están preocupados con la violencia cuando hay tanta violencia pasando legalmente por todas partes en nuestra sociedad. Y estas acusaciones están siempre hechas cuando destruimos la propiedad pero no están hechas cuando los oficiales de las industrias, sus ejércitos, y la policía cometen violencia todo contra nuestros manifestantes pacíficos. La única razón que vemos el Frente de Liberación Animal (FLA) y el Frente de Liberación de la Tierra (FLT) respondiendo con tanta agresividad y fuera de la ley es porque ya no estamos respetados como manifestantes pacíficos. Utilizan más y más los rociadores de pimienta en contra de los manifestantes y cometen cada vez más violaciones de nuestros derechos civiles y humanos. Pienso que mientras nuestra sociedad permita a las fuerzas de la policía y del gobierno sancionar este tipo de trato de los manifestantes no violenta, habrá gente que dirá “¡Basta y al Diablo con eso! No me quiero poner en una situación para ser aporreada en la cabeza por un policía cuando en vez de eso puedo atacar la propiedad de esta institución sin violencia.” En este sentido, considero que las acciones del FLA y del FLT son acciones que evitan la violencia porque estamos evitando las confrontaciones físicas que llevan a confrontaciones violentas. Entonces es muy importante reconocer que nos estamos tratando de adherir al principio de la no violencia. Aun Gandhi admitió que la resistencia pasiva y no violenta solamente puede ser efectiva si el opresor la reconoce. Creo que ha sido demostrado que no tienen ningún respeto por nuestra adherencia a la no violencia. Y siempre he dicho que si los agentes encargados del cumplimiento de la ley estuvieran realmente preocupados por eliminar acciones ilegales en defensa de los animales y del ambiente, solamente deberían hacer sus trabajos. Estas agencias que tienen el poder de proteger el ambiente deberían mantener y defender esas leyes por las cuales hemos luchado por tanto tiempo y tan duramente. Yo sé que ahora, están casi al momento, en Canadá, de pasar un decreto para proteger a las especies en peligro. Eso debería haber ocurrido hace muchos años. Canadá todavía tiene la matanza más grande de fauna silvestre del mundo, la caza de la foca Harp. Y no veo cómo pueden continuar este tipo de genocidio ecológico tan agresivo sin esperar acciones ilegales como consecuencia. Todavía es legal matar focas en Canadá pero no es legal protegerlas y eso es completamente inaceptable.

MSR: Has sido parte del FLA y te has involucrado con acciones de liberación animal desde 1985. Cuando miras en retrospectiva ahora, quince años después, ¿qué impacto crees que las acciones de liberación animal tuvieron sobre la industria peletera?

RC: Cuando examinamos la industria de pieles aquí en América, lo que he visto en mi vida es el decaimiento de las granjas peleteras y de los peleteros porque ahora – además de las protestas, de las peticiones y del lobby – tienen elementos imprevisibles e incontrolables. Las acciones ilegales y directas les dicen a estas gentes que sus prácticas son moral, ética y ecológicamente inaceptables. Les dicen que ellos no solamente tienen que responder al gobierno – que nunca les controlan bien de todos modos – además ahora deben responder a grupos de acciones directas como el FLA, grupos que les extraerán un impuesto por sus conductas malvadas. Entonces en ese sentido, creo que hemos creado para esas gentes un tipo de realidad que les dice que si abusan a los animales, deberán aceptar el incremento de sus costos de seguros para sus negocios. Deberán aceptar que no podrán anunciar sus negocios en el escaparate por miedo a que sea hecho pedazos. Y como civiles y sociedad, necesitamos recurrir a este tipo de acciones en la ausencia de regulaciones gubernamentales de la industria peletera porque esas corporaciones deben ser responsables ante alguien. Así que creo que el FLA puede estar orgulloso de haber asegurado que la industria de pieles no se desarrolle más. Y continuamente, a través de presiones, aquí en los Estados Unidos, hemos visto una reducción de las granjas de pieles. Ahora cuando examinamos las industrias que experimentan con animales, aquí en Tucson (Arizona) donde vivo, en 1989 vimos la más importante acción de liberación animal en este país. Fueron rescatados 1200 animales de la Universidad de Arizona. Después de este allanamiento, los investigadores fueron citados en el periódico diciendo que la atención ocasionada por este allanamiento les había forzado a justificar cada experimento con animales. Eso eventualmente resultó en la disminución del número de animales utilizados en sus investigaciones. Ahora que la atención está enfocada en ellos, saben que el público está preocupado por lo que hacen. Así que a pesar de cómo alguien se puede sentir con respecto a las acciones ilegales por los animales y la tierra, nadie puede negar que éstas ayudan a atraer atención a un problema que la sociedad pasa por alto. Aquí en Colorado, tuvimos por muchos años litigios tratando de forzar al US Fish and Wildlife Service para proteger al Lince canadiense en los Estados Unidos. Habíamos ido a cada uno de los mítines públicos. Teníamos biólogos del Departamento de Fauna del Estado de Colorado hablando en contra de la destrucción del hábitat del Lince. Habíamos escrito cartas. Habíamos hecho todo lo posible y no había una pizca en los medios de información establecidos sobre lo que estaba ocurriendo. Pero cuando el FLA entró en escena y quemó unos edificios, instantáneamente de la noche a la mañana, el problema del Lince Canadiense se convirtió en un asunto internacional. Estaba en la primera plana de los periódicos y redes de informaciones en todas partes. La gente sabía lo que estaba pasando. Desde entonces, el gobierno de los Estados Unidos ha sido forzado a ofrecer una protección legal al Lince canadiense que previamente no había tenido. Por cierto, esta protección no es tan fuerte como debería ser pero creo que el FLT puede estar orgulloso de haber ayudado a llevar esta situación a la luz pública. Así que no importa que opines de esas tácticas. Podemos tener los mejores biólogos del mundo de nuestro lado para hablar de la amenaza al ambiente y a los animales pero eso no tiene el mismo poder que las acciones directas para atraer a los medios de información. En ese sentido, no somos los que hacen la reglas, solamente estamos jugando el juego.

MSR: A pesar del hostigamiento y de la violencia del gobierno tratando de paralizar el FLA y el FLT, ¿tú piensas que más y más personas se involucrarán en este movimiento porque están frustradas con otras medidas de manifestación y de lobby?

RC: Yo lo veo creciendo solamente porque los militantes están en un callejón sin salida. No lo veo creciendo porque la gente verdaderamente lo quiera. Creo que hay más y más jóvenes que se unen en la lucha y que no tienen ninguna confianza en medidas legales. Y eso es porque ahora más que nunca, las corporaciones y las industrias privadas tienen más poder que los votantes en las decisiones gubernamentales. Eso es claro ahora con el General Agreement of Trades and Tariff, con el North American Free Trade Agreement, con el World Trade Organization y con el International Monetary Fund. Vemos estas instituciones aplastando cualquier logro conquistado por los ambientalistas y militantes por el bienestar de los animales. Cuanto más suceda eso, más grande será la pérdida de fe en las medidas democráticas para cambiar nuestra sociedad. Así que estamos viendo el crecimiento de estos movimientos sólo como resultado de la ineficiencia del los gobiernos haciendo lo que quiere la gente en nuestra sociedad. Aquí en los Estados Unidos, el congreso recibe más cartas por el bienestar de los animales que por cualquier otro problema. Entonces si viviéramos en una democracia real, eso se traduciría en leyes para proteger a los animales. Pero en vez de eso, vemos animales en laboratorios solamente con protección mínima. Y los animales como ratones, pájaros, peces y animales de granja no son reconocidos como animales. Entonces, mientras nuestros malditos gobiernos no respeten las preocupaciones del público por los animales y el ambiente, pueden estar seguros de que habrá un incremento de acciones perpetrados por personas que no tienen confianza en ellos.

MSR: Para involucrarse en acciones directas y hacer el tipo de trabajo que has hecho por dos décadas, realmente necesitas poner tu egoísmo a un lado porque parece implicar mucho riesgo y muchos sacrificios. Te pusiste en la línea de fuego y eso resultó en tu encarcelamiento. ¿En dónde hallas la fuente que te da la fuerza espiritual y política para ser capaz de hacer a un lado tus miedos y tu egoísmo para impulsar lo que estas convencido que debe de ser cumplido?

RC: Este combate es muchísimo más ancestral que ningún ser viviente. Es más viejo y más ancestral que las instituciones del gobierno canadiense o estadounidense. Es una resistencia sagrada que ha continuado desde que el mundo empezó a ver los animales y la naturaleza como comodidades y recursos. Nuestra lucha es una continuación de la cosmovisión en la cual creemos que es posible vivir en armonía con los animales y la naturaleza. Y personalmente, no pienso en los sacrificios que hago aun cuando la gente me habla de mi encarcelamiento o del hostigamiento del gobierno. Para mí, todavía es el más grande honor y privilegio que pueda tener, como ser humano, de representar al mundo animal y la creación natural por los cuales mis ancestros lucharon y murieron. Esto es algo que considero como un honor increíble. Estamos continuando una tradición por la cual la gente ha muerto a través de los siglos. Y si tengo que ir a la cárcel por algunos años para representar esta lucha, entonces, ¡que así sea! Es un honor para mí hacerlo porque mis ancestros lucharon por lo mismo e hicieron muchísimos más sacrificios que los que yo pudiera hacer en mi vida. También, tenemos que reconocer que luchamos por algo tanto más bello, compasionado y cariñoso de lo que nos ofrece la cultura dominante. Todo lo que han creado – esta realidad ilusoria que nos han impuesto – tiene sus raíces en el miedo, la intimidación, el consumismo y en todas estas cosas que se supone debemos tratar de conseguir. No creemos necesariamente en eso pero tenemos miedo de las consecuencias o de lo que podría suceder si no respetamos las normas sociales. Así que creo que necesitamos considerar las alternativas y lo que representamos. Representamos el poder del amor y el poder de la tierra. Este poder no está creado por el hombre pero lo puedes encontrar mirando un río, una montaña, o lo silvestre. Lo puedes encontrar en un lince o un visón y eso para mí es sagrado. Cuando estaba huyendo del FBI, tenía una relación muy cercana con los animales porque por la primera vez me sentía como si me estuvieran cazando. Creo que estaba más que nunca cerca de ellos. Es sólo cuando me sentí cazado como un animal que empecé a realmente apreciar mi vida y mi libertad. Es en este momento en el que realmente me di cuenta de que todos debemos defender la vida porque es algo tan bello – esta tierra, este planeta que luce como una gema preciosa. Eso es lo único en nuestra vida por lo cual vale la pena luchar. Porque si nos comprometemos y fallamos en cumplir nuestras obligaciones sociales y morales de proteger el ambiente, no son solamente nuestros nietos los que sufrirán. Será cada especie viviente en este planeta que ha tardado 400 millones de años en evolucionar que desaparecerá. Y no quiero que eso suceda durante mi vida. Y cuando estaba encarcelado, cada noche dormía bien porque sabía que al final del día, había luchado por lo que mi corazón decía que era lo correcto. Había luchado por lo mismo que innumerables naciones de seres humanos habían luchado antes. Entonces, no estaba preocupado por evaluar cosas como quién tiene el coche más bonito o quién tiene la casa más linda. Estaba preocupado por estar seguro de que en el futuro, cuando mis nietos me pregunten – “¿Qué hiciste para proteger al ambiente y para prevenir la extinción de las especies?” –podré mirarlos directamente a sus ojos y podré decirles que hice todo lo humanamente posible. Y eso es lo que nos debemos preguntar. ¿Podremos ser capaces de explicar a las futuras generaciones que habíamos aceptado la responsabilidad sin importar las consecuencias y que habíamos hecho lo que en nuestros corazones sabíamos era lo correcto?

MSR: Cuando escucho a los activistas por los derechos de los animales y a la gente indígena hablando de ser una parte – no separada – del mundo animal y de la tierra, siempre he sentido que juntos compartían objetivos comunes muy fuertes. Entonces, desde tu perspectiva, cuáles son los puntos que llaman por una alianza muy poderosa entre los militantes para los derechos de los animales y la gente en el movimiento de resistencia indígena?

RC: Yo veo el veganismo, las liberaciones de animales, y el ambientalismo radical como las encarnaciones modernas de la resistencia indígena. Yo veo todas nuestras luchas hoy como el equivalente de las luchas de mis ancestros. Veo el allanamiento de los laboratorios para rescatar a los animales y el sabotaje del equipo usado para talar árboles como el equivalente de la gente indígena quemando los fuertes para defender sus tierras ancestrales hace 100 y 200 años. Estamos conectados con la gente que por muchos siglos han creído en las mismas cosas por las cuales estamos luchando hoy. Ahora los espíritus de los que sufrieron y murieron por la misma lucha están dentro de nuestros cuerpos porque vivimos en su misma tierra ancestral. Nos nutrimos y nos cuidamos con la misma energía y fuerza de vida con las cuales se nutrieron y cuidaron ellos. Ahora sus espíritus nos hablan. Vivimos en este espacio urbano, entonces respondemos consecuentemente. Porque estamos viviendo en las entrañas de la bestia, respondemos rechazando el abuso de los animales y la destrucción del ambiente. Así que en nuestra época, nos llaman militantes por el ambiente y para los derechos de los animales pero creo que es importante reconocer que es mucho mas amplio que solamente el ambiente y los animales. Luchamos por los derechos de la tierra, los derechos del aire, del agua, de las rocas, los derechos de cada creación natural de sobrevivir. Así que necesitamos quitar estas etiquetas que nos impone la sociedad. Debemos reconocer que todos estamos luchando contra el mismo oponente. Todos estamos luchando contra el maldito imperio y solamente cuando nos damos cuenta de eso, podremos ir más allá de las tácticas de divide y vencerás que han sido usadas en contra de nosotros por una eternidad. Finalmente reconoceremos la fuerza colectiva que necesitamos tener y amaestrar si vamos a confrontar a estos oponentes y llegar a la victoria. Porque para nosotros, ganar significa nada menos que lograr la victoria final. Pero por eso necesitamos guardar el espíritu y la llama de la resistencia viviente sin comprometer nuestra sagrada Madre Tierra y nuestras relaciones con los animales.

MSR: Ahora que estas afuera de la cárcel, ¿cómo es tu vida cotidiana? ¿Qué tipo de trabajo haces?

RC: Bueno, cuando eres un guerrero, debes reconocer que a veces es ventajoso atacar y a otras es ventajoso ser discreto y esperar la oportunidad para atacar. Ahora, estoy en libertad condicional así que necesito usar otras medidas de acciones para continuar esta lucha y para mí, eso significa trabajar en mi comunidad. Necesito encontrar mi fuerza y poder. Necesito estar con los ancianos de mi pueblo porque no estarán aquí en la tierra por mucho más tiempo. Necesito aprender sus conocimientos para que los pueda pasar a la próxima generación. Entonces practico nuestras tradiciones. Practico nuestras ceremonias. Trabajo en una secundaria para jóvenes indígenas en South Arizona y les hablo del ambiente. Les hablo de los animales. Y mientras otra gente fuera de la comunidad indígena piensa que eso es extremista, la gente en mi comunidad me dice cosas como: “Oh, nosotros queremos que lleves a nuestros hijos al campo contigo. Te queremos trabajando con ellos porque las cosas de las que les hablas son las mismas cosas de las que nos hablaban nuestros abuelos.” Entonces para mí, acciones directas no solamente significan ir afuera y quemar edificios y conducir allanamientos en laboratorios. Puede también ser trabajar con nuestra juventud porque son los futuros líderes de nuestra sociedad. Y debemos darles el conocimiento y la verdad para que hagan decisiones con más cordura que los políticos de hoy día. Francamente, no tengo ninguna esperanza para los adultos que están en posiciones de poder y liderazgo en nuestra sociedad. Creo que han sido corrompidos y contaminados por el poder y la codicia. Y lo mejor que podemos hacer es invertir tiempo y energía en nuestras comunidades y nuestros niños. De esta manera, podremos esperar y rezar que la próxima generación encargada de la sociedad sea mucho más responsable en sus acciones.

MSR: Muchas gracias por haber pasado tiempo con nosotros.

RC: Gracias por el tiempo y una vez más gracias por el apoyo y gracias por mantener la lucha viva.

Gracias a Mark y a Mirha-Soleil Ross por la entrevista, ya traducida al castellano.

LiberAcción


About this entry